El impacto de las franquicias de tiendas autoservicio en Ensenada.

 

Por Antonio Anistro/ Todos Santos.

 

Las famosas “tienditas de la esquina”, que son el sustento económico de cientos de familias, se han visto afectadas en los últimos años por la llegada de tiendas de conveniencia en el puerto.

Hace apenas algunos meses se cortaba el listón con todo y festejo por parte del grupo FEMSA y de las tiendas de conveniencia OXXO del establecimiento número 11 mil en el país, y la sede fue Ensenada, Baja California.

Y era cuestión de tiempo, hace apenas dos días con tristeza y cierto sentimiento por parte de Don Mario, dueño de su tiendita que lleva mismo nombre, anunciaba el posible cierre de su establecimiento que durante años fue el sustento familiar. La sede,  también Ensenada.

Don Mario teme por las bajas ventas y pérdidas en su negocio,  sin embargo, él  y otros comerciantes aseguran que no hay otro culpable más que la llegada de  tiendas de conveniencia en la ciudad.

“Vendía mucho más antes de que se pusiera el OXXO a una cuadra de mi changarrito, ahora las ventas han bajado mucho, yo sé que no vendo todas las cosas que una tienda de esas tiene, pero si vendo lo necesario de la canasta básica, ahora la gente prefiere ir a esas tiendas más bonitas” argumenta el comerciante.

En el 2009, el Censo Económico de México reportó que hasta ese tiempo las tiendas OXXO sumaban un total de 8 mil en el país, sin embargo esa cifra se ha disparado llegando a ser más de 11 mil las que ahora funcionan en el territorio mexicano. En 2014 abre una cada ocho horas, aunque la meta dicen empresarios de FEMSA, es abrir una cada dos horas.

Datos proporcionados a la Revista Todos Santos por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), indican que en el puerto existen en total 110 tiendas OXXO ubicados de norte a sur.

Este crecimiento desmedido no sólo de OXXO, sino también de otros comercios parecidos tales como 7Eleven, Extra y Círculo K han afectado la economía de cientos de familias que viven de la venta de productos de canasta básica. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial Mexiquense (CCEM) da a conocer datos que tal vez cualquiera de nosotros no habíamos pensado detenidamente en ello, con cada tienda de conveniencia abierta, por lo menos 35 tienditas de la esquina, misceláneas y abarrotes cerrarán en un lapso no muy largo del tiempo.

Cada apertura de una nueva sucursal significa emplear a seis personas, pero también para un aproximado de 50 significa pérdida de ingresos. Y llegando a datos más elevados, esto representa un gran problema si tenemos en cuenta que los negocios conocidos como “changarros” dan trabajo a más del 80% de la Población Económicamente Activa en México.

Armando Ávila de 24 años es dueño de unos abarrotes a las entradas de Ensenada por la zona norte, y uno de los tantos que se ha mostrado en contra de las grandes cadenas comerciales y a favor del consumo local y de pequeños negocios. Incluso en las ventanas de sus abarrotes está pegada infografía sobre cómo afectan las tiendas de conveniencia al sector comercial minoritario.

Piden  don Mario, Armando y algunos otros comerciantes, que no se deje atrás estos temas porque apenas comienza la desaparición de pequeños negocios y dicen, seguramente así será si las personas siguen comprando todo en las tiendas atractivas. Que este tema sea difundido haciendo un llamado a consumidores, que no dejemos morir a las tienditas de la esquina porque con ello se van ingresos económicos, y ya para los más nostálgicos como don Mario, el único trabajito que lo ha mantenido por muchos años.