Por Irlanda Martinez/Todos Santos.

 

Generar el pensamiento crítico en la ciudadanía ensenadense es el objetivo del cineclub de CEARTE (Centro Estatal de las Artes de Ensenada), que está a cargo de Miguel Ramón Tamayo López. Por ello la revista Todos Santos platicó con Tamayo sobre la función que tiene el proyectar películas.

El cineclub en CEARTE inició con el fin de promover el cine en la ciudadanía, no sólo es una simple proyección, sino, que por medio de la proyección de películas hace una invitación a las personas para que generen una opinión de lo visto, lo que se busca es que la audiencia interactúe con la película. Surge la necesidad de crear un cineclub para fortalecer que la gente tenga más cercanía con el cine, con el lenguaje cinematográfico; que el público aprenda a ver las películas desde diferentes perspectivas, esa sería la aportación de CEARTE.

Una actividad  como el cineclub es importante para la formación de la cultura. Se busca que la gente sea crítica en lo que observa, en lo que desea ver. El cine es un medio para educar y sensibilizar, “Muchas de las cosas que sé las he aprendido viendo cine”, expresó Tamayo. El cine ofrece al espectador una visión del mundo, otra forma de conocer nuevos lugares, diferentes personas y culturas; cuando no se tiene el medio para emprender un viaje, ver cine es una buena opción de relacionarse con otras formas de vida.

La respuesta del público con lo que respecta al cineclub ha sido favorable. “El cineclub de CEARTE es el que más audiencia tiene a nivel estatal”- dijo orgulloso Tamayo. Es por eso que el cineclub busca mantener ideas frescas, temas nuevos de interés para la sociedad, plantear una película de manera distinta para que atraiga a la gente.

El cineclub recibe en promedio 50 personas, pero esta cifra varía según la película que se proyecte; el tema, el ciclo, el día y la temporada estacional, son algunos de los factores que intervienen en la cantidad de personas que acuden a dicho evento. En una proyección han asistido 350 personas, es la cantidad más alta de asistentes al cineclub, fue en un ciclo de Charles Chaplin.

El tema de las diferentes temporadas del año es un elemento que influye en la asistencia al cineclub, el primer ciclo en CEARTE fue en Enero, se mostraron filmes del director Jean-Pierre Jeunet, 200 espectadores se presentaron a la proyección; en otras ocasiones en el mes de Enero se ha proyectado cualquier otra película y han asistido 20 u ochenta 80 personas, incluso se ha repetido la proyección de Jean-Pierre Jeunet y ni siquiera ha llegado a la cantidad de doscientas personas; por lo cual se afirma que el clima, el sentido del ánimo de las personas, la temporada de escuelas,  son particularidades que interfieren en ese aspecto al asistir, el público constantemente cambia.

Como se mencionó anteriormente, el clima juega un papel importante en el cineclub, por lo que en época veraniega la proyección de películas cambia de lugar. Comúnmente se lleva a cabo en la Galería Ernesto Muñoz Acosta, pero en verano el cineclub tiene sede en la plaza. El filme se proyecta a un lado de las paredes del foro experimental, por lo tanto, la pantalla es mucho más grande; el sonido es mejor, se cambia la hora, debido a la puesta de sol, la proyección inicia a las 8:00 p.m. Por consiguiente el ambiente se torna más ameno y el público lo disfruta más. Se percibe una atmósfera relajada durante la proyección en la explanada de CEARTE, se puede ver gente acostada sobre el piso observando la película, algunos llevan a su fiel amigo, el perro; otros ven el filme mientras pedalean, algunos más comen o disfrutan de un café calientito.

“Al final el cine y las artes en general son una forma de comunicación, de comunicar ideas, que tienen su propio lenguaje, que tienen sus propios códigos”, manifestó Tamayo.