Lo bueno y lo malo del acto de amor propio más popular del Internet.

 

Por Carlos Anistro/ Todos Santos

 

Seguramente ya has escuchado hablar de la palabra selfies sobre todo en redes sociales. Esta palabra adquirió fuerza a mediados del 2013 y no tiene otro significado más que el de autorretrato. Básicamente consiste tomarse una foto a sí mismo o frente al espejo para después publicarla en Facebook, Twitter o Instagram.

Sin embargo, hay personas que no se dan a la tarea de pensar dos veces antes de disparar la cámara y en lugar de verse bien terminan siendo la burla de cientos de personas que ven y comparten las fotografías.

Aquí un ejemplo de las más graciosas y vergonzosas selfies:

mom

¿Qué haces, hija?

 

espejo

Espejito, espejito.”

 

Pero no siempre todo es malo, si tienes suerte…
beyoncé

Hasta Beyoncé se puede colar en tu “selfie”.

O Justin Timberlake.

O Justin Timberlake.

 

A continuación te dejamos unos sencillos tips para tomar buenas “selfies” y evitar contratiempos:

  • Voltea siempre a tu alrededor y asegúrate que no haya nada ni nadie que no tenga invitación en la foto.
  •  Busca buena iluminación, esto te ayudará a observar mejor los ángulos que te favorecen.
  •  No caigas en modas desagradables y evita la llamada ‘’duckface’’.
  • Si vas a tomarte una foto frente al espejo, asegúrate de limpiarlo primero.
  • Utiliza el temporizador de la cámara. De esta forma evitas que tu alargado brazo le robe protagonismo a la foto.

 

Comments