El oficio y el trabajo se da con dedicación, el arte hay gente que lo trae en la sangre, pero tiene que desarrollarlo. El artista no nace, tiene que formarse. ’’

Por Carlos Anistro/Todos Santos.

Fotografías: Cortesía Armando Franco

001

Vivía en un edificio en Chapultepec en la Ciudad de México y con tan sólo doce años de edad se subía al balcón a pintar la ciudad. Así fue como empezó su carrera Armando Franco Guevara, que hoy en día tiene más de 40 años metido de lleno en la plástica.

Tomó varias clases y comenzó a maravillarse por los museos y galerías. Ya estando en la preparatoria, pintó durante diez años pura geometría. Sus compañeros no podían creer que se inclinara por ese tipo de trabajo porque es extremadamente tardado y laborioso, pero eso era lo que a él le gustaba en ese entonces y no le importaba tardar hasta tres o cuatro meses en hacer una sola pintura.Su mamá le compró una tabla y ahí pegaba el papel para que pudiera dibujar. Su papá nunca estuvo de acuerdo entre la relación de su hijo con el arte. Un día, su madre orgullosa de las obras de Armando, enmarcó unos dibujos que había hecho y los llevó a una boutique a ver si se vendían. La sorpresa fue que todo se empezó a vender y al poco tiempo ya no quedaba ninguno. Con el cheque que le entregaron, su mamá compró mandado.

032Estudió la carrera de diseño, pero jamás dejó sólo el arte. El amor, los estados de ánimo, sentimientos y la necesidad de plasmarlos son los causantes de que nunca se alejara del lienzo, los colores y el abstraccionismo.

En todo ese camino recorrido hasta hoy, ha pasado por del lápiz carboncillo, los pinceles y actualmente la esponja. La cuenta de trabajos supera las mil piezas. Armando se considera un artista autodidacta. Ha aprendido solo. En sus inicios copiando como la mayoría pero después la técnica, la mente y su imaginación le empezaron a dar para crear sus propias pinturas.

Nunca le ha gustado manejar un mismo tema porque se le hace aburrido. Asegura que visualmente los artistas repiten lo mismo y creen que cambiando el color o algunas cosas, ya se ve uniforme todo eso, pero no piensan en el espectador que al final del recorrido puede acabar agotado.

Ciudades, pasión, botellas gravitando y paisajes aéreos, son los temas de algunas de sus series que han adornado sus más de 20 exposiciones en lugares como los museos Rufino Tamayo y Soumaya en la Cd. De México, además de importantes galerías en San Francisco, Chicago, Los Ángeles, León, Veracruz, Tijuana y Ensenada.

“Tienes que ver arte, conocerlo, estudiarlo y hacer investigación para poder apreciar y poder distinguir entre lo que es arte y lo que no. En Ensenada la difusión del arte tiene que llegar a las colonias populares para que se interesen, aquí es muy difícil ver mezcla de clases sociales en una galería, siempre son los mismos lo que acuden, pero con el tiempo espero que se vaya dando. ’’

Llevar una agenda donde un día esté en un lugar y al siguiente en otro, tener exposiciones en todos lados del mundo y lograr universalidad y trascendencia, son las aspiraciones que tiene para poder decir que ya es un artista consagrado.

Armando siempre se quedó con esa espina de que sus obras fueran apreciadas por su padre, que a pesar de los cuadros que le regalaba, nunca escuchó antes de que falleciera algo que saliera de su corazón acerca del trabajo de su hijo.

En las próximas semanas se estará exhibiendo parte se nueva serie ‘’Eternity’’ en CEARTE. Aquí te presentamos algunas de sus obras actualmente expuestas en la ciudad:

*

*

*

*

*