Los vinos de Aldo Palafox rinden tributo a los pioneros del vino de BC.

 

Redacción/Todos Santos

 

antiguaruta   Situada en el valle de La Grulla, a 40 kilómetros al sur de la ciudad de Ensenada, Baja California, Vinos y Viñedos Aldo César Palafox es a la vez heredera de la tradición vinícola más antigua de la región y ejemplo de las más recientes innovaciones en tecnología de vinificación.

   La historia de la actividad vinícola en la zona donde existe actualmente la bodega Aldo Palafox se remonta hacia 1769, cuando la corona española decretó la colonización de lo que hoy es el estado de Baja California, y que la vinícola Aldo César Palafox se ha encargado de estudiar a fondo en asociación con historiadores locales.

“Queremos compartir nuestra identidad e historia con la gente con el fin de rendir tributo a esta zona, no sólo a las uvas y a la tierra, sino a la cultura e identidad del Valle de la Grulla y a su legado enológico,” dijo Jaime Palafox, propietario de la vinícola Aldo Palafox.

 

Los pioneros de La Grulla

   A fines del siglo XVIII llega a estas tierras Ignacio Ceseña, uno de los guardias que acompañó a los frailes que establecieron las primeras misiones en este territorio, y quien obtiene una concesión para establecer sus rebaños en el Valle de San Jorge, como se le conocía a este lugar en aquel entonces.

 palafx1  La vida no era fácil. Los guardias misionales como Ceseña ayudaban a los frailes en las faenas agrícolas y ganaderas, y enseñaban oficios como talabartería, carpintería y vinificación a los habitantes indígenas, mientras sus esposas enseñaban a las mujeres nativas a coser, tejer y bordar.

   Con toda seguridad don Ignacio Ceseña plantó él mismo el primer viñedo del rancho, con sarmientos traídos de la misión de Santo Tomás. La uva era la variedad misión, y con ella se producían vino, mermeladas y pasas. La Grulla fue famosa por su vino y también por la talabartería – en el rancho se producían vaquetas, sillas de montar, botas y otros objetos de cuero, y se sembraban granos como maíz y trigo, legumbres y leguminosas como frijol, haba y garbanzo.

   En 1826, Ignacio Ceseña se retiró y recibió las escrituras que le daban la propiedad del Rancho La Soledad de La Grulla, como pago por sus treinta y nueve años de servicio militar. Sus hijas y sus descendientes siguieron viviendo y trabajando en el rancho hasta bien entrado el siglo XX, y ellos y otros ejidatarios siguieron cultivando los viñedos, produciendo vino para autoconsumo, pero vendiendo la mayoría de la producción a grandes empresas como Bodegas de Santo Tomás.

   Sin embargo, llegó un momento en que el precio de la uva bajó a niveles no rentables para los pequeños productores, y muchos viñedos fueron abandonados o arrancados para establecer otro tipo de cultivos. Parecía que había terminado la historia del vino en La Grulla.

 

 

El rescate del legado

   Pero en 1997, Aldo César Palafox, descendiente de algunos de los primeros guardias misionales y agrónomo de profesión, inspirado en la historia y las tradiciones de su tierra natal pero experto en las técnicas más avanzadas de la viticultura, plantó nuevamente viñas en La Grulla.

   Aunque Aldo César murió trágicamente en el 2003 a los 31 años, pero su padre y su hermano Jaime tomaron como suyo su proyecto de reestablecer la tradición vinícola en este hermoso valle. Las variedades plantadas por Aldo César Palafox son la chenin blanc – uva emblemática de Baja California – cabernet sauvignon, merlot, syrah y tempranillo, en un total de 35 hectáreas.

   Los suelos del valle de La Grulla son muy arenosos y arcillosos, permitiendo buen drenaje tan esencial para el buen desarrollo de la vid. Como observaron los franciscanos, y pudo comprobar don Ignacio Ceseña, hay agua abundante y de buena calidad. Una grieta o garganta en la sierra hacia el oeste permite la entrada de los vientos frescos y húmedos del océano Pacífico, lo que hace de este valle uno de los más frescos de Baja California.

 

vinosNuestros Vinos

 

Querqus

Su nombre hace honor a los encinos que adornan el valle de La Grulla. Elaborado 100% con la variedad chenin blanc, sorprendentemente reposado en barricas de roble. Vino de gran complejidad aromática y capacidad de añejamiento en condiciones de guarda adecuadas.

Pionero

Esta mezcla de tempranillo, cabernet sauvignon y merlot recuerda a los primeros hombres que elaboraron vino en Baja California misioneros y rancheros que querían algo más y que aquí lo encontraron.

 

Tributo

Elaborado con las variedades cabernet sauvignon y merlot, es un vino que plasma todos los atributos de la tierra bajacaliforniana y de la gente que durante generaciones la ha trabajado – desde don Ignacio Ceseña hasta Aldo César Palafox.

 

43201522005034349xRESERVACIONES Y VENTAS

T. (646) 174.50.35 | C. (646) 124.35.46

www.aldopalafox.com

[email protected]

[email protected]

Degustaciones

L-V Previa Cita | Sab-Dom 11:00-17:00

Comments