Surge una iniciativa ciudadana para promover la gastronomía regional.

 

Agencia 3Makers/Todos Santos

 

Ensenada es una ciudad de grandes pasiones que se ven reflejadas en la forma en la que se sirve una mesa: cosechando ingredientes, preparando recetas, diseñando la forma en la que se verán los platos y haciendo que los comensales vivan momentos inolvidables alrededor de ella.

   Reconocemos la mesa servida como un espacio en donde podemos reunir el esfuerzo de los que han dado vocación, es por eso que decidimos darle su nombre al colectivo de talentos que a través de su dedicación al mar, la tierra, la innovación, la gastronomía y el arte han sabido liderar una tendencia económica que ha puesto los ojos de México en Ensenada.

   A través de la campaña “La Mesa Está Servida” se invita a productores, académicos, pioneros y personalidades de la cocina a compartir sus historias con el mundo; también se ofrece un espacio a los consumidores para unirse a la conversación, compartiendo sus recomendaciones y experiencias a través de las redes sociales.

   Esta iniciativa ciudadana se ofrece con un sincero interés de colaborar en un mismo esfuerzo por proyectar la identidad vocacional de Ensenada a los visitantes de todo el mundo; consideramos que también es una oportunidad a participar activamente en proyectos sociales que construirán bases sólidas para las siguientes generaciones.

   Agradecemos a la revista Todos Santos por sumarse a la campaña y brindarnos este espacio editorial. 

EN ENSENADA, LA MESA ESTÁ SERVIDA. 

 

Saca corchoEL ARTE EN LA COCINA

Por Erick Falcón

 

Benito Molina

Se graduó de New England Culinary Institute (NECI), donde conoció a su mentor, el Maitre Cuisinier de France Michel LeBorgne, quien lo mandó a la Bretaña Francesa a aprender técnicas para el manejo de los frutos del mar a la usanza clásica de la región. Luego de regresar al continente americano, Molina trabaja como jefe de partida en el horno de leña en la cocina de Olives, del chef Todd English, donde se empapa del estilo mediterráneo de la culinaria de English, y vuelve a la Ciudad de México, donde ocupa el puesto de Jefe de Cocina por primera vez. Sin embargo, el enólogo mexicano Hugo D’Acosta lo contrata pocos meses después como jefe de cocina para el restaurant La Embotelladora Vieja, en donde conocería a la chef Solange Muris.

Solange Muris

Graduada de Central Piedmont Culinary College en Charlotte, Carolina del Norte, arribó a Ensenada en 1999 como jefe de cocina de La Esquina de Bodegas, empleo que dejó en el año 2000 para fundar Manzanilla junto con Benito. Benito y Solange fundaron el restaurante Manzanilla el 31 de julio del 2000, hoy en día está catalogado como uno de los mejores restaurantes del país por publicaciones especializadas en gastronomía en México y a nivel internacional. Molina comenzó a promover el consumo del producto agrícola local desde que llegó en 1996, cuando se percató de que tristemente toda la producción era exportada a EUA. Hoy en día las cosas han cambiado un poco gracias a la gestión de los chefs Benito y Solange, quienes fueron de los pioneros en dar a conocer la calidad de los frutos y verduras, hierbas aromáticas, aceite de olivo y conservas de la región.

 

“Tenemos el mejor producto de mar del país, grandes vinos y un aceite de oliva de gran calidad, así como una abundancia de hierbas aromáticas y vegetales de los valles agrícolas de Maneadero al sur de la ciudad, que son la base de la cocina natural de Manzanilla”, dice el chef Molina, quien entiende la importancia del respeto a la ecología marina desde que experimentó en carne propia la vida de pescador, navegando a bordo del barco atunero Norman Iván cuando tenía 23 años.

 

 

 

ENSENADA NACIÓ DEL MAR

Por Darlene Guerra

 Saca corcho

   La historia de Ensenada empezó a escribirse en el mar. Lo respiramos con la brisa, lo vivimos en las actividades de todos los días, lo disfrutamos en nuestros deportes y aporta increíbles ingredientes para el plato principal. 

   Cabe recordar que antropólogos mexicanos y extranjeros han encontrado en esta región innumerables concheros, nombre dado a los vestigios de campamentos costeros asentados por los yumanos, el grupo étnico más antiguo de la península de Baja California. A lo largo de cientos de kilómetros de costa pueden encontrarse utensilios prehistóricos, huellas de fogatas y conchas de moluscos, lo cual es evidencia de que los ingredientes de mar han sido siempre los grandes protagonistas en la historia de la gastronomía bajacaliforniana.

   Desde ese entonces, la explotación de los recursos pesqueros sentó las bases para la actividad económica y la supervivencia, y se convirtió en la primera vocación de sus pobladores. Hoy en día, la industria sigue renovándose, retando a otros sectores a innovar en sus procesos de cultivo e integrando una cultura empresarial sustentable que procure la conservación de los recursos del mar para el futuro, a la que no hemos llegado aún, pero vamos por buen camino.

   La oferta académica en Ensenada se ha diversificado alrededor de esta vocación y es actualmente una de las más extensas en el estado. La Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada ( CICESE) enfocan muchos de sus proyectos a descubrir las cualidades médicas de los organismos marinos, la innovación de los procesos de acuicultura y sus beneficios para mejorar la calidad de vida del ser humano.

   Entre las actividades de promoción e interacción comercial, el Festival de las Conchas y el Vino Nuevo organizado por Provino y la Baja Sea Food Expo son los que marcaron la pauta para otros eventos del sector, combinando la promoción al consumo de las especies marinas y el impulso de una cultura gastronómica que ha inspirado a grandes personalidades de la cocina local.

 

El mar nos brinda el ingrediente que protagoniza el plato principal de la mesa servida y enmarca cada día de manera sublime el escenario natural de la ciudad de Ensenada.

 

revista_imprenta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UN ESTILO DE VIDA QUE INVITA A QUEDARSE

Por Norma Lamadrid

 

 Saca corcho  Es fácil vivir bien cuando vives en Ensenada.

   La ciudad es un punto de encuentro para el arte, la cultura y la ciencia, su ambiente académico es un semillero de talento que invita a la colaboración multidisciplinaria entre estudiantes y empresarios. En los últimos diez años el cambio generacional ha provocado una renovación de las actividades económicas, y se pueden observar tendencias en crecimiento: la producción de vino a gran escala, el turismo gastronómico de alto valor, nuevos conceptos de arquitectura y el crecimiento de negocios en colectivo.

   Los Ensenadenses son personas reservadas en su vida privada pero amables y abiertas cuando “rompes el hielo”. Nos gusta divertirnos y somos amantes de la buena comida, se puede decir que es el resultado de disfrutar de una gran diversidad de lugares y del choque de culturas que provoca la migración de diferentes partes del mundo.

   Quedarse a vivir aquí es una decisión común entre los visitantes asiduos y le aporta un mosaico de personalidades a la vida social, esta característica multifacética de los residentes le agrega un toque único a los comercios: pequeñas salas de café temáticas, gastro bares, colectivos gastronómicos, tiendas de surf, cabañas cerca de la playa, ranchos, espacios de expresión artística y cultural.

La infraestructura de la ciudad no se pone de acuerdo con el estilo de vida que se busca promover, pero la participación social se deja ver un poco más en la figura de algunas iniciativas hechas desde las redes sociales, a través de ONG´S y otras actividades que intentan reunir a los tomadores de decisiones en una misma causa, la iniciativa que representa “La Mesa Está Servida” tiene como objetivo precisamente eso, reunir esfuerzos, empoderar con un justo reconocimiento a los que llevan camino recorrido y a su vez inspirar a los que vienen.

En las familias podemos distinguir una filosofía de vida que va tomando fuerza en su dinámica social, exigiendo una mayor calidad y versatilidad en la educación de los niños e integrando hábitos saludables, actividades recreativas y artísticas especializadas, y procurando una conexión cada vez más próxima a la naturaleza y su conservación.

Nadie es ajeno o propio de Ensenada, es una de las características más apreciadas entre los que compartimos el privilegio de vivir aquí.

 

LA MESA ESTÁ SERVIDA

Three Makers

 

3mDel mar a la cocina o del campo a la mesa, pobladores, productores, chefs, académicos y científicos se unen para compartir sus experiencias y conocimientos acerca de la vocación pesquera de Ensenada, sus productos y la gastronomía que ha hecho famosa a Baja California.

La iniciativa de contar historias locales y dar voz a las personas que quieren lo mejor para su comunidad, surge como una forma humilde de responder ante la petición colectiva de construir una identidad que nos haga sentirnos parte de una misma Ensenada.

La campaña “La Mesa Está Servida” fue diseñada para aprovechar la creciente demanda nacional por experiencias únicas que se dan alrededor de la gastronomía mexicana, este esfuerzo también invita a los visitantes a  apreciar el talento y la creatividad que hay detrás de una mesa servida en Baja California, de manera que se sientan parte de los invitados especiales a esta celebración.

 

Saca corcho3Makers

Es un pequeño estudio creativo en la ciudad de Ensenada B.C. dedicado a desarrollar, comunicar y compartir causas sociales. Su filosofía creativa es parte de un movimiento social de “makers”, un colectivo de creativos que actúan por su comunidad.

Sus campañas sociales se enfocan en incentivar la colaboración antes que la competencia entre sectores, de manera que pueda generarse una sinergia social que perdure con el tiempo.

“El día de hoy y por este medio, presentamos esta iniciativa e invitamos a la comunidad a formar parte de la mesa que dará a conocer lo que Ensenada puede ofrecerle al mundo”. 

 

Comments